TP 13 «El Ico»

Hoy os traemos, para continuar con el Caso Cursach, dos declaraciones más de un testigo protegido que probablemente tod@s conocéis y que resulta del todo surrealista que forme parte de esta causa en esa condición. Básicamente porque lleva toda una vida cometiendo delitos y desde el principio resultó un canteo que el Cártel de la Toga lo eligiese para poder seguir desarrollando su plan. No obstante, vayamos a los hechos y veamos que nos cuenta en esta ocasión.

Declaración del 18/5/2015

2.-18.05.2015-1

El declarante se persona de manera libre y voluntaria al objeto de ampliar algunos datos relacionados con la declaración que prestó en su declaración del 11/5/2015 y a ampliar informaciones que cree de utilidad para los investigadores. A ESTAS ALTURAS YA ESTÁ CONFIRMADO, AUNQUE YA TODOS LO SUPIESEMOS, DE QUE LA REALIDAD QUE HAY DETRÁS DE ESTE PREAMBULO ES QUE EL CARTEL DE LA TOGA NECESITABA ALGO MÁS PARA DESTROZAR FAMILIAS Y ENGORDAR SU EGO Y LLAMARON AL ENTRAÑABLE ICO, QUE ES CÓMO LE GUSTA LLAMARLO AL FISCAL SUBI.

MANIFIESTA:

-Que quiere aportar los datos de otros dos empresarios que sabe que obtuvieron licencias para sus establecimientos de una forma «turbia» y sabe que quieren colaborar, aunque es posible que tengan miedo a posibles represalias. Estos datos de contacto son:

Roberto, propietario del gimnasio «Top Gin» y del local llamado «la Polilla».

José, que además de los locales que poseía junto al declarante, también era propietario del local «Barbacoa».

En relación a las manifestaciones que realizó en pasado día 11/5/2015, se le formulan las siguientes preguntas:


-Preguntado para que diga en qué fechas puso en marcha el negocio denominado «Caballi» contesta: que lo cogió en junio o julio de 2013 hasta marzo o abril de 2014.

-Con respecto al negocio denominado «Metropoli» dice que lo cogió a finales de 2014 y lo ha dejado en febrero de este mismo año.

-Preguntado por el día en que le fue cerrado el local «Caballi» por parte de la Policía Local, dice que recuerda que fue un viernes o sábado de verano, muy posiblemente de julio.

-Preguntado para que diga si puede concretar en qué fecha fue denunciado el local «Metropoli» por la fiesta a la que hace referencia como «El pantalón más corto», dice que esa fiesta se hizo posiblemente en verano de 2014, pero no puede precisar día exacto.

-Dice que a través de Gumersindo consiguió una licencia para el uso del hilo musical un mes o dos antes de que lo detuvieran en enero de este año (2015). Gumersindo se ofreció para hcerse cargo de la seguridad de sus locales de ocio nocturno y también a conseguir todo tipo de licencias y permisos para sus negocios.

-Al preguntarle si concoce la procedencia de los permisos que Gumersindo le ofrecía, dice que sabe seguro que los conseguía a través de Gabriel Torres, del Ayuntamiento de Palma.

-Cuando le preguntan si puede concretar las fechas en las que estuvo pagando lo que el declarante ha denominado como «tasas» a determinados policías locales mientras regentaba los negocios expuestos, dice que pagaba todas las semanas desde que abrió hasta que cerró. Siempre le hicieron ver que era más ventajoso pagar esos 500 euros que las sanciones por inspecciones. Seguramente estos policías se aprovechaban de la situación personal del dicente ya que deberían pensar que nunca denunciaría por tratarse de la persona que es.

-Al preguntarle por cuándo se vio «obligado» a contratar ciertos trabajos de tapicería en el local «Cabali» a un policía local que llaman «El tapicero», dice que pudiera ser en el mes de agosto de 2013, un mes o dos antes de abrir el local.

-Cuando le preguntan si está totalmente seguro de haber pagado 12.000 euros al policía que señaló con el número 511 y que fue realizado en presencia de la llamada Fabiola -dueña del bar- dice que sí, totalmente seguro. Dice que el motivo de que ella no viera como le entregó el dinero es porque estaba realizando su trabajo de camarera. Además sabe que Fabiola fue la pareja sentimental de este policía local, por lo que seguramente no quisiera ponerle en ningún aprieto. El conocido como Chema, también estaba presente.

-Chema, según dice el declarante, también paga con prostitutas, cenas, cocaína y fiestas en sus locales a varios funcionarios de la Policía Local de Palma y posiblemente también a Sitger.

En la declaración del 11 de mayo el declarante aportó el nombre y primer apellidpo de un trabajador del Ayuntamiento de Palma: Gabriel Torres, y por tanto se le pregunta si está convencido de que tales datos son correctos, DICE que es posible que no se llamara Gabriel sino Pedro. Pero que si lo viese lo reconocería seguro, pues en una ocasión tuvieron una discusión muy acalorada en la que el dicente le solicitó por un escrito de su abogado la entrega de su expediente a lo que éste le contestó: » SÍ, SI, MUY BIEN ESTÁ ESTE PAPEL DE TU ABOGADO, PERO ESTO LO DEJO YO AQUÍ ABAJO Y LO SACARÉ CUANDO YO QUIERA. Y MIENTRAS TANTO TÚ CON PÉRDIDAS EN LA DISCOTECA COMO SI SON TRES O CUATRO MESES». Este expediente estaba obligado a dárselo pero nunca lo hizo.

En este punto el Sr. Instructor dispone se le muestre una composición fotográfica de seis varones de similares características con la finalidad de que pueda reconocer a esta persona. El declarante reconoce al varón situado en la fotografía número CUATRO. Dice que le pagó a través de LLOMPART para que le quitara el precinto que obraba en el Local «Cabali» la cantidad de 5.700 euros.

-Que el resto de documentación que dijo que estaba en su poder e iba a aportar a esta Instrucción, desconoce actualmente su ubicación, si bien en el momento que la localice la entregará.

Finalmente desea añadir que sabe que a una testigo protegido en esta causa, que puede que esté embarazada- puede estar siendo presionada para que no declare. Esto se debe a que un hombre de origen búlgaro que trabaja para Miguel Pascual le ha dicho textualmente al declarante cuando hablaban de lo sucedido en el local Table Dance: «SÍ, ESTA PUTA YA SABEMOS QUIÉN ES, YA HABLÓ PERO NO VOLVERÁ A DECIR NADA, SABEMOS QUE COMO CERRARLE LA BOCA, Y SINO LA CIERRA SE LA CERRAREMOS».

Fin de la declaración.

Declaración del 24/6/2015

3.-24.06.2015

A los treinta y seis días de haber declarado, le citan para practicar un reconocimiento fotográfico a fin de identificar a la persona que mencionó en la declaración realizada el 11 de mayo, en la que manifestó: «cada vez que deseaba hacer una fiesta en sus locales con música en directo, un hombre llamado Juanmi o Juanma, quien decía ser de la SGAE, le preguntaba si quería hacer las cosas de forma legal o ilegal».

Si el declarante decidía hacerlo de formal legal, este hombre le decía qué aforo tenía que cumplir, el cual vigilaba en la puerta contando la gente que accedía al local. El pago de esto era el estipulado por la SGAE, y al finalizar o incluso antes, una inspección de la policía local había seguro.

Si el dicente quería hacerlo de forma ilegal, «Juanmi» o «Juanma» se llevaba un porcentaje según el artista. De esta forma, este hombre contaba las personas que accedían al recinto pero no lo hacía rigurosamente y además se estaba seguro de que no iba a acudir la Policía Local para inspeccionar.

Al mostrarle las fotografías el declarante RECONOCE SIN NINGÚN GÉNERO DE DUDAS al reseñado con el número 3, como la persona que decía ser agente de la SGAE.

Fin de la declaración.

Como podéis observar, todo cuanto declara es casi hasta aleatorio. Sin concretar nada y sin probarlo. Con poca probabilidad y señalando sin vergüenza se convirtió en una pieza clave para que la falsedad se convirtiese en veracidad como por arte de magia. Con el apoyo y protección del Cártel.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información

ACEPTAR
Aviso de cookies