El 31 de julio de 2017 los abogados José Ignacio Herrero y Vicente “Coco” Campaner denunciaron por primera vez al Juez Penalva y al Fiscal Subirán por la comisión de los delitos que habían cometido durante la investigación del caso Cursach. Todo el Juzgado conocía esta vertiente delictiva, pero aun así se permitía.

Desde ese día, la denuncia se amplió hasta en tres ocasiones más, con distintas pruebas incuestionables. La última fue el día 23 de noviembre de ese año. En ella había grabaciones y conversaciones entre los investigadores y la famosa “Madamme” o Testigo Protegido número 31 de la causa, donde resultaba cristalino que los investigadores habían cometido delitos a lo largo de la investigación del caso.

Los procesados, familiares, amigos, e incluso Abogados, esperaban que hubiera una respuesta inmediata por parte de la Administración Judicial y que, como mínimo, se les apartara del caso.

No obstante, pasaron los días y nadie decía nada. SILENCIO. La Justicia miraba hacia otro lado sin más y la frustración de los afectados crecía por momentos.

Fue en ese contexto cuando el Abogado Coco Campaner, molesto ante el desprecio hacia todas las víctimas de la que se preveía ser la causa más bestia de corrupción que ha habido en la España democrática –como se está demostrando- y la clara omisión de sus deberes por parte de los Magistrados, decidió convocar una manifestación frente el Juzgado para exigir la detención e inhabilitación tanto del Juez como del Fiscal.

¿¿Quién querría ser juzgado por un juez corrupto??

Las tres asociaciones de Jueces que hay en España, la Unión Progresista de Fiscales y el Consejo General del Poder Judicial mostraron su oposición a las manifestaciones porque decían que eran, oígan bien, un atentado al Estado de Derecho…

Sin embargo, el Movimiento no cedió a las presiones y salió a la calle a protestar hasta en cuatro ocasiones en tan sólo siete meses, promocionando las manifestaciones en los medios de comunicación. Además, grabamos vídeos que se hicieron virales en la Isla. Ya nadie podía decir que no sabía lo que estaba pasando y ningún medio -como es el claro ejemplo del Diario de Mallorca o, mejor dicho, Diario de Penalva- podía seguir ensuciando nuestra acción aludiendo que las manifestaciones eran pro Cursach y que además se nos pagaba por ello. Ambas cosas totalmente FALSAS.

¿Por qué mentía  miente Diario de Mallorca?

Por una razón tan simple como deshonesta: uno sus «periodistas», Kiko Mestre, era el VOCERO de la organización criminal. Se dedicaba a publicar las filtraciones que le facilitaban sin contrastar absolutamente nada y manipulando la información al gusto de los «INTOCABLES» (Penalva y Subirán).

Es lógico que nos intentaran frenar, tratando de ocultar que eran ellos los verdaderos culpables de esta estafa a la sociedad.

Aun así, no nos paramos y llegamos a convocar hasta a un millar de personas.

Paralelamente, el periódico Ultima Hora trasmitió -y lo sigue haciendo- todos los avances que se han conseguido para probar que lo que cientos de personas reivindicaban era cierto y que la Justicia debe actuar.

VÍDEOS DE PROTESTA VIRALES EN MALLORCA


https://www.facebook.com/movimiento27n

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información

ACEPTAR
Aviso de cookies