EL CASO PENALVA Y SUBIRÁN

Retomamos la explicación de la segunda parte del informe de los Juanes. En la anterior entrega lo dejamos en el reconocimiento que se produjo a través del muestreo de una única fotografía del Inspector Suárez. El propósito era claro: cargárselo.

¿Qué sucedió después?

La identificación fue guiada por el Juez Penalva y la Inspectora Blanca lo celebró. No obstante, tales acciones fueron discutidas por el Fiscal Subirán, pues él mismo indicó que un único reconocimiento no es suficiente, y en su opinión reconcoe que no debía haber salido lo de Suárez.

Es más, el mismo día y como leeréis a continuación, Iván manifiesta que no cree que sus compañeros sean corruptos ni que Suárez sea pagado por Cursach.

Captura-de-pantalla-2019-05-31-a-las-10.11.06

¿Qué conclusiones se esclarecen del reconocimiento fotográfico?

Pues que Penalva volvió a hacer trampas mostrando una única fotografía (de Antonio Suárez) cuyas características y ubicación -además- no se correspondían con las del policía nacional descrito en la declaración. VAMOS, UNA IRREGULARIDAD COMO UNA CASA CON UN FIN MUY OBVIO: DESHACERSE DEL INSPECTOR JEFE PARA QUE NO LES MOLESTE EN SU MACABRO PLAN.

¿Qué se ha podido comprobar en el archivo del Grupo de Estupefacientes respecto a lo que declaró el testigo Ángel Ávila?

Que la redada a que se refieren en la Discoteca Demence se produjo en la fecha que manifestó el testigo -el 31 de octubre- pero no del año 2008 o 2009, sino del 2004. Dicha actuación fue llevada a cabo por el Grupo de Estupefacientes, en aquel momento dirigido por Suárez. Sin embargo, la misma tuvo lugar debido a las diversas denuncias policiales que los vecinos de «Gomila» habían puesto por la presencia de individuos consumiendo todo tipo de estupefacientes dentro y fuera de la discoteca «La Demence».

A partir de aquí, queda claro lo que habría ocurrido: efectivamente se habría producido la reunión a que se hace alusión. No obstante, la descripción de Ávila cuadra con el Jefe de la Comisaría Oeste, Inspector Jefe SALETAS, al cual por demarcación le correspondía la discoteca referida y tenía -entre otras- la misión de realizar contactos ciudadanos continuos. Antonio Suárez, por aquel entonces, era Inspector Jefe de Estupefacientes Y LA DESCRIPCIÓN FACILITADA POR EL TESTIGO NO COINCIDE NI EN RASGOS NI EN SITUACIÓN CON LA SUYA.

De todas maneras -y haciendo lo que le viene en gana- el Juez Penalva, el 3/3/2017, realizó el Auto de Ingreso en Prisión de Bartolomé Cursach y Bartolomé Sbert, en el que narraba la identificación del Inspector Jefe Suárez por Ángel Ávila. CONSIGUIENDO ASÍ ATENTAR CLARAMENTE CONTRA LA IMAGEN DEL MANDO POLICIAL. Y todo ello, para concluir varias páginas después que la identificación no había sido correcta. VAMOS, ALUDIR AL INSPECTOR JEFE SUÁREZ SABIENDO QUE NO ES CORRECTO POR EL MERO HECHO DE MACHACARLE UN POQUITO. LO QUE PODEMOS ENTENDER COMO UN ATENTADO CONTRA LA ÉTICA PROFESIONAL Y EL SENTIDO COMÚN.

Aún así, el 14/3/2017 Ávila apareció en un programa de televisión en el que los investigados comentan la posibilidad de que hable nuevamente de Suárez como el policía nacional referido:

Captura-de-pantalla-2019-05-31-a-las-10.09.25

Ningún dato más va saliendo del Inspector Jefe Suárez en la investigación del Caso Cursach, ni ningún dato había salido del Inspector Enrique Durendez que pudiera relacionarlo con la causa, pero la aversión que les tienen es patente:


Captura-de-pantalla-2019-05-31-a-las-10.21.22

En junio de 2017, la mala relación de los miembros del Grupo de Blanqueo con el Inspector Jefe Suárez llegó a su punto álgido, con un odio desmesurado motivado por temas laborales ajenos al caso investigado, hasta el punto de que el propio Iván comenta a sus compañeros refiriéndose a Suárez que «hay que imputarlo».

Captura-de-pantalla-2019-05-31-a-las-10.22.31

Respecto a Enrique Durendez, la única razón que podría tener la organización para inculparlo sería el hecho de haber sido la pareja sentimental de Blanca Ruiz. Sin embargo, a las investigaciones del Grupo de Blanqueo Enrique no tenía ni podía tener acceso alguno.

En aquellas fechas, hizo entrada en escena la famosa Testigo Protegida 31, conocida como «La Madame». A juicio de los Juanes, ésta fue «un cheque en blanco para los intereses de la presunta organización investigada».

La Testigo Protegida 31, se presentó como testigo de la acusación tras personarse en la Policía o Juzgado de la mano de Ángel Ávila (empresario enemistado con Bartolomé Cursach, que tendrá su sitio en los testigos). Poco después denunciaba a su casero, familiar de Cursach, siendo éste condenado. No obstante, y como posteriormente os demostraremos, la testigo reconoce que entró en la causa para hundir al referido familiar de Cursach.

Desde entonces, las declaraciones y contactos de la TP31 con los investigadores del Grupo de Blanqueo de Capitales de la Brigada Provincial de Policía Judicial y del Juzgado que instruye la causa fueron continuas. El policía Iván era el que mantenía el contacto habitual, tal como muestran lo whatsapps.

Según informó a los Juanes el señor Penalva, COMETIENDO UNA CLARA FALSEDAD, desde mediados de septiembre de 2017, la denunciante rehuía hablar con ellos.

La realidad era bien distinta como se puede apreciar en el Chat entre la Testigo e Iván Bandera, donde claramente contactaron entre esas fechas.

Captura-de-pantalla-2019-05-31-a-las-10.26.15

Por otro lado, ya en ocasiones anteriores la Testigo había propiciado episodios similares en los que después de una dura declaración ante letrados no contestaba las llamadas e indicaba que desearía no continuar como testigo. Tal circunstancia no fue comunicada a los Juanes.

Captura-de-pantalla-2019-05-31-a-las-12.53.12-1

Hasta aquí la entrega de hoy. Volvemos el miércoles mcon más tralla. No os lo perdáis porque ni Almodóvar retrata personajes de tal envergadura.

9 Comments

  • Sancus

    Que estos mafiosos hayan puesto mi nombre a su causa inicial me resulta de lo más cínico e hipócrita de la historia en democracia judicial. Parecen investigadores y jueces en la época de la «ss» alemanas.

  • Condinerosisepuede

    Lo de la justicia en Mallorca no tiene nombre,la profesionalidad de jueces, está o debería estar por encima de la amistad o de cualquier otra relación personal, nadie quiere el caso de penalva y subirán, pero amigos toda la culpa no es de los jueces de Palma sino de abogados que se aprovechan de clientes por su amistad con jueces y fiscales,a nadie le interesa o interesaba desenmascarar a la banda organizada o el cartel de la toga,tuvo que verse involucrado un millonario y sacar sus millones para que un abogado decidiera acabar con ésto, señores en cualquier país con un estado de derecho que se respeta cualquier caso que haya instruido este supuesto corrupto juez y fiscal debería como mínimo ser nulo el proceso y volver a empezar pero ya sabéis que no será así,las víctimas de este cartel si no tienen dinero quedarán juzgados y pisoteados por la justicia mallorquina,un caso de interés nacional por su seguridad y lo tapan tan descaradamente,la verdad señores es una vergüenza ,da pena e impotencia todo esto pero para los pobres no existe justicia y esa es la verdad, sintiéndolo mucho y con datos e información de sobra se que todo se reduce a dinero,no diré cifras porque sabrán quien soy y la verdad no me interesa,no por miedo sino porque tengo hijos y se que entre la mafia judicial y los millones de empresarios me enterrarian,se de lo que hablo, adiós y sigan creyendo en todo esto,es mejor que saber la verdad como lo se yo.

    • ALX

      Me parecen palabras injustas. El más rico de la causa también la ha sufrido y no le ha servido el tener paladas de dinero para salvarse de la experiencia del abuso.

  • Enmallorcatodosesabe

    Me parece ridículo que aún se discuta lo indiscutible, hace ya mucho tiempo que se sabe que cursach fue la mafia de Mallorca y hizo a mucha gente rica como a mucha gente pobre. Daño y riqueza. Cansais

    • ALX

      No ha entendido nada de nada.
      Seguro que Cursach es malo malisísimo pero el tema principal no es ese. Esto va sobre el Estado de Derecho y el error o abuso judicial y policial que ha brotado del caso Cursach o a raíz del mismo. Ahora mismo lo que resulta imperioso no es la lapidación del Sr. Cursach sino sacar de la carcel al pobre Marian de inmediato, la urgente reparación de las víctimas de este proceso y la depuración de responsabilidade de estos funcionarios hambrientos de fama.
      Habiendo ya distinguido los temas, todos deseamos que opere la justicia de una forma limpita, dejemos lo de sus deseos de lapidación de sus enemigos para sus sueños privados.
      Y del otro tema que le tiene enrabietado, parece que ha obviado leer la documentación colgada. Según admiten los propios instructores en su chat privado no tienen nada para encausarle y todo son leyendas urbanas y meros rumores sin pruebas. Y de esos lodos vienen estos barros…Como no tenían chicha para el caso de su vida, su catapulta la Vanity Fair o al mismo Hollywood pues ya fueron rellenando ellos los huecos de guión y ala venga a inflacionarlo con motoristas fantasmas, periodistas zombies y absurdidades que han llegado a límites insospechados.
      Para entender la dimensión y el objeto del cabreo colectivo es necesario leer la documentación. Esto no es una web pro Cursach esto es una web Anti abuso, que es o que ahora realmente importa.

  • Juan

    Llegados a este punto, no procede solicitar justicia. Se ha de exigir, que el peso de la Ley, caiga sobre los autores materiales e intelectuales de este atropello, PRESUNTAMENTE por la conocida y llamada, Trama de la Toga, o también autoproclamados LOS INTOCABLES.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información

ACEPTAR
Aviso de cookies