Uncategorized

Introducción

Una historia no tiene sentido sin sus personajes.

En este apartado vamos a tratar de dibujar los perfiles de los testigos que con sus actuaciones delictivas han logrado que la causa alcance una magnitud y una gravedad digna de película.

Si toda la verdad que esconde esta trama fuese ficción, su guionista estaría nominado a los Oscar.

Pero todo lo que vais a leer es terriblemente cierto y -como cada hecho narrado en esta web- probado.

Antes de empezar a perfilar os damos las claves fundamentales sobre las que se ha sostenido esta trágica historia:

1 . Testigos falsos: sin ellos no hay historia. Con sus declaraciones falsas -fruto de su imaginación y el entrenamiento que han llevado a cabo durante mucho tiempo con el Juez Penalva y el Fiscal Subirán para decir lo que éstos consideraban- han conseguido falsear la realidad, agravar la historia y mandar a gente inocente a prisión. Una pasada ¿no? Pues así ha sido.

Cabe decir, que, como en toda buena película, de todos los testigos protegidos hay dos protagonistas a los que se les ha ido de las manos: elTP29 y la TP31. Su ayuda ha sido esencial para que una causa común de presuntos delitos cometidos por empresarios de la noche y ayuda policial -chivatazos de inspecciones, no multar por infracciones, etc.- en la que había testimonios de personas decentes y con total credibilidad se  convierta en un drama espeluznante debido a las mentiras que van desde las supuestas orgías en la Sala Vip de la discoteca Titto’s -con gogos que eran esclavas sexuales-, víctimas de trata de blanca y tráfico de droga nivel mafia hasta las también supuestas palizas que daban los “sicarios” de Cursach.

Para establecer su verdad legal(que no, verdad material), además de contar con las hazañas de estos dos testigos, también tuvieron la colaboración del súper reincidente hijo de la matriarca de Son Baña, el Ico. Pero… ¿qué pasaba cuando algún testigo desmentía esas barbaridades que insultan al sentido común y contradecía las declaraciones de sus protegidos? Pues muy sencillo: el Juez Penalva y el Fiscal Subirán optaban por amenazarles y coaccionarles. ¿Cómo? A continuación os lanzamos algunos ejemplos que ponen los pelos de punta:

-Amenazando a los testigos con a ir a prisión si no dicen lo que quieren oír:



Vídeo de fiscal subiran amenazando y coaccionando a una testigo

Vídeo de la policia y el fiscal chivatando las respuestas al testigo protegido número 26 «El trilero»


2.- Una vez que Penalva y Subirán cuentan con sus testigos falsos necesitan el tiempo para atar todos los cabos y preparar declaraciones que puedan ser veraces sin que nadie les incordie, sin abogados. Necesitan que su película sea creíble y genere una opinión pública potente que ampare todos sus disparates.

¿Cómo consiguen ese tiempo? Con la segunda clave fundamental de esta trama: el secreto de sumario. Para los que desconozcan este término, se trata de una medida legal de carácter excepcional que la Justicia tiene para proteger las investigaciones donde se investiguen los delitos más graves por miedo a que los sospechosos las boicoteen o atenten contra la vida de los testigos y/o se fuguen del país.

La cuestión es que, al tratarse de una medida excepcional, si un juez quiere ampliar el secreto de sumario tiene que presentar pruebas que justifiquen esta decisión, ya que éste no puede estar investigando a sus anchas de espaldas a los sospechosos por una cuestión lógica de indefensión. ¿Sabéis cuánto ha durado el secreto de sumario del caso Cursach? Casi cinco años. Uno de los más largos de la historia de España, por no decir el más largo. Más que el famoso Caso Gürtel, Caso Malaya, Caso Púnica o Caso de los Atentados de Atocha. ¿Cómo ha sido posible? Con testigos falsos y denuncias falsas a cascoporro con las que, engañando al mundo, hacían creer que la causa estaba amenazada por sicarios y atentados a los investigadores cuando podemos garantizaros que TODO ES FALSO.

3. La tercera y última clave de esta historia no podía ser otra: la prensa desleal. ¿A qué nos referimos? Muy sencillo: el Juez y el Fiscal necesitaban generar el terror y que la sociedad pudiera creerse todas y cada una de sus mentiras. ¿Cómo lo divulgan? A través del Diario de Mallorca y un “periodista”, Kiko Mestre, con ninguna ética profesional que vendió su alma al diablo por el módico precio de lanzar exclusivas falsas.

Cuando no compruebas la información que emites, esto es lo que pasa. Divulgas falsedad, te conviertes en cómplice de un delito, ninguneas al lector y caes por tu propio peso. Una monada.

Llegados a este punto, a la Audiencia Provincial -al estar la causa bajo secreto de sumario y sin tener más información que las noticias falsas que emitía el periódico- no le quedaba otra opción que confirmar las resoluciones de Penalva y Subirán.

Así fue como se salieron con la suya. Y se rieron de todos. Para que veáis hasta qué punto llegaron a tomárselo como un juego que tenían bajo control aquí os dejamos una perlita: un audio en el que la TP31 se ríe delante del juez, el fiscal y el policía Iván -otra pieza clave en la corrupción de esta historia- de la cantidad de veces que éste último ha escrito su declaración.

La de ampliación denuncia TP31 por: grabaciónes de la testigo protegido número 31 «La Madamme» en el despacho del Juez Penalva.

Y para ser precisos vamos a poner cifras sobre la mesa. Con esta investigación catastrófica, ¿cuántos delitos diríais que han conseguido imputar con esos falsos testimonios? Aquí los tenéis:

Por los delitos que imputan pueden pedir penas de 60 a 100 años. Muchos de los investigados ya han saboreado la prisión y tienen claro que no quieren volver. Esta realidad evidente es perfecta para el plan de Penalva y Subirán. ¿Por qué? El Fiscal Subirán iba a cometer la atrocidad de pedir las penas más altas que corresponden por los supuestos delitos para que cuando los acusados llegasen a juicio aceptasen ser culpables de algo que no han hecho.

Otro rollo. Gente inocente que se entrega por miedo, pues saben que poco pueden hacer para negar la palabra de un Juez. Así lo reconoce abiertamente el Fiscal Jefe de Anticorrupción el Fiscal Juan Carrau:

Esta es la justicia que tenemos aquí.

Hasta aquí la introducción. Ahora sí. En la siguiente entrada damos paso a los perfiles de los testigos protegidos, propios de una conseguida serie de Netflix.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información

ACEPTAR
Aviso de cookies